Smart Data Smart data, ¿qué es?

smart-data-767x431

Si hace un tiempo todos hablábamos y oíamos hablar del big data como la gran revolución desencadenada por el uso y popularización de internet —especialmente tras la explosión que han supuesto fenómenos como los smartphones o el uso masivo de plataformas como las redes sociales—, el concepto que comienza a estar en boca de todos en la actualidad es el de smart data.

Este cambio de “apellido” o nueva adjetivación del dato hace referencia al tratamiento inteligente de la información. El verdadero valor del dato poco tiene que ver con lo “big”, más allá del hecho de que una cantidad representativa de datos será requisito indispensable para poder extraer conclusiones. Pero contar con una gran cantidad de datos sin procesar y sin que conozcamos su alcance al detalle sirve casi de lo mismo que no contar con ningún dato o ninguna información en absoluto. Al igual que la velocidad requiere control o que el avance tecnológico requiere una ética concreta, la colección de datos requiere de la inteligencia de negocio y de su procesamiento para tener un verdadero valor del que poder sacar partido desde el punto de vista de negocio.

A través de disciplinas como la del smart data, podemos ser capaces de elaborar estrategias basadas en perfiles de información sobre clientes, ventas, rendimiento de productos y servicios o incluso localización espacial. Este último caso es el que da lugar a disciplinas como la del geomarketing, que no deja de ser la combinación de la inteligencia de datos y de negocio con la localización en el espacio para ayudarnos en estrategias como la expansión de negocio, el lanzamiento de nuevos productos y servicios o la distribución de publicidad.

Smart data y automatización

A día de hoy existen multitud de soluciones de software preparadas para recoger un gran volumen de datos derivados de cualquier actividad humana, y además llevar a cabo su análisis exhaustivo.

Obviamente el punto de vista humano continuará siendo necesario de cara a la optimización de este tipo de plataformas y soluciones, e incluso para realizar análisis más en profundidad, pero existen procesos de automatización que nos permiten extraer y aislar informaciones en tiempo real sobre todo tipo de actividades que generen datos.

Aplicar el smart data a tu negocio, un acierto en cualquier sector

Como decíamos, el smart data tiene aplicaciones e implicaciones casi infinitas. Por ejemplo, en combinación con el geomarketing, puede ayudarnos a tomar decisiones como dónde abrir un nuevo local de la marca o en qué ciudades distribuir nuestro nuevo producto. También puede ser clave a la hora de elaborar una estrategia publicitaria de buzoneo inteligente, o incluso para disciplinas muy ligadas al marketing relacional como pueden ser los programas de fidelización. A través de soluciones de inteligencia de datos, podemos establecer diferenciaciones entre tipologías de clientes o buyer persona y saber cómo premiar su fidelidad o incentivar la venta cruzada.

Por tanto, no es de extrañar que en poco tiempo estemos hablando de smart driven data: pocos datos de mucha calidad, recolectados, tratados, procesados y analizados, teniendo en cuenta el contexto y momento en el que se recopila la información. Pero de esto ya hablaremos en otro momento.