Geomarketing Geolocalización, geomarketing y publicidad programática

Uno de los entornos más cambiantes a los que nos enfrentamos los profesionales del marketing es el de la publicidad en internet. La publicidad online, llamada así al principio, recibe infinidad de nombres que hacen referencia a diferentes actividades y que van variando cada muy poco tiempo: publicidad de display, SEM, social ads, afiliación, remarketing, retargeting, mobile ads, marketing de contenidos, branded content, y un largo etcétera.

Desde hace unos años, la llamada publicidad programática es la que reina en el mercado del marketing digital. No es de extrañar, ya que la publicidad programática permite un nivel de segmentación más en profundidad que otras variantes de la publicidad en internet. El concepto de «programática» hace referencia a la automatización de la compra de espacios en la red. Basada en los datos, la publicidad programática se define como el uso de soluciones tecnológicas automatizadas de gestión de publicidad digital. Su objetivo es el de optimizar la inversión, aportando eficiencia en la planificación y la compra de espacios.

Una de las tácticas más populares en el campo de la publicidad programática es el Real Time Bidding o RTB. Su traducción literal nos da la clave sobre su funcionamiento: la puja en tiempo real, impresión a impresión, para la compra de espacios publicitarios digitales concretos.

¿Qué papel juega el geomarketing en la publicidad programática?

A la hora de optimizar la inversión y la segmentación en publicidad digital, es clave contar con la mayor cantidad de información posible. En este sentido, la geolocalización del usuario al que queremos impactar con nuestros anuncios nos da la posibilidad de seleccionar targets lo más específicos posible y, por tanto, de reducir costes.

Más allá de la propia optimización y reducción de costes, poder contar con la ubicación geográfica de nuestro público objetivo nos permitirá hacer llegar mensajes precisos, adecuados y alineados con nuestros objetivos. Esto a su vez llevará implícita la ventaja de que el mensaje tendrá muchas más probabilidades de ser considerado relevante por parte del receptor, y nos permitirá sacar partido de los diferentes puntos de contacto que podamos establecer para este tipo de campañas. Impactar al público objetivo de nuestras campañas directamente en el punto de venta o en un lugar en el que suele producirse una necesidad repentina puede marcar la diferencia en los beneficios de una marca.

Las soluciones de big data, inteligencia artificial y geomarketing, combinadas entre sí, permitirán al universo del marketing seguir evolucionando de manera imparable, ofreciendo cada vez productos más adecuados a través de los cuales las empresas puedan llegar mejor a sus clientes, ofrecerles lo que necesitan en cada momento y fidelizarlos desde las marcas.